noviembre 13, 2016
Demócratas, Trump, y la continua y peligrosa negativa a aprender la lección de Brexit
Las instituciones dominantes de autoridad en Occidente, durante décadas, implacablemente y con total indiferencia han pisoteado el bienestar económico y la seguridad social de cientos de millones de personas.
exit from the eurozone concept

 

De la nota Democrats, Trump, and the Ongoing, Dangerous Refusal to Learn the Lesson of Brexit, por Glenn Gleenwald de The Intercept.

Los paralelismos entre la impactante aprobación del referéndum Brexit en junio y la elección aún más impactante de los EE.UU. de Donald Trump como presidente el martes por la noche son abrumadores. Elites (fuera de los círculos de derecha populistas) agresivamente unificadas a través de líneas ideológicas en oposición a ambas. Los partidarios de Brexit y Trump fueron continuamente calumniados por la narrativa dominante de los medios (válida o no) como primitivos, estúpidos, racistas, xenófobos e irracionales. En cada caso, los periodistas que pasaban todo el día charlando entre sí en Twitter y congregándose en círculos sociales exclusivos en las capitales nacionales -reafirmando constantemente su propia sabiduría en un ciclo de retroalimentación sin fin- estaban seguros de la victoria. Más tarde, las élites cuyo derecho a prevalecer fue aplastado, dedicaron sus energías a culpar a todos los que pudieron encontrar excepto a sí mismos, mientras redoblaban su desprecio desenfrenado por quienes los desafiaron, negándose firmemente a examinar las razones que llevaron a su insubordinación.

El hecho indiscutible es que las instituciones dominantes de autoridad en Occidente, durante décadas, implacablemente y con total indiferencia han pisoteado el bienestar económico y la seguridad social de cientos de millones de personas. Mientras los círculos de élite engordaban con el globalismo, el libre comercio, los juegos de azar de Wall Street y las guerras sin fin (guerras que enriquecieron a los perpetradores y enviaron a los más pobres y marginados a llevar todas sus cargas), ignoraron completamente a las víctimas de su glotonería, excepto cuando esas víctimas se alborotaron un poco – cuando protagonizaron protestas – y luego fueron condenadas despectivamente como trogloditas, los perdedores merecidos en el glorioso y global juego de la meritocracia.

Ese mensaje fue escuchado fuerte y claro. Las instituciones y las facciones de élite que han pasado años burlándose, difamando y saqueando grandes porciones de la población -al tiempo que recopilan su propio largo historial de fracaso y corrupción y destrucción- están ahora sorprendidas de que sus dictados y decretos fueran ignorados. Pero los seres humanos no van a seguir y obedecer a las exactas personas que más culpan por su sufrimiento. Van a hacer exactamente lo contrario: desafiarlos a propósito y tratar de imponer el castigo en represalia. Sus instrumentos de represalia son Brexit y Trump. Esos son sus agentes, despachados en una misión de destrucción: dirigidos a un sistema y una cultura que consideran – no sin razón – como plagada de corrupción y, sobre todo, de desprecio por ellos y su bienestar.

Después de la votación Brexit, escribí un artículo que detalla exhaustivamente estas dinámicas , que no voy a repetir aquí, pero que aquellos interesados deberán leer. El título transmite el quid: “Brexit es sólo la última prueba de la insularidad y el fracaso de las instituciones occidentales establecidas”. Ese análisis se inspiró en una corta, muy perspicaz, y ahora más relevante que nunca post-Brexit nota de Facebook  por Vincent Bevins del LA Times, quien escribió que “tanto Brexit como Trump son las respuestas muy erróneas a preguntas legítimas que las élites urbanas se han negado a preguntar durante 30 años”. Bevins prosiguió: “Desde la década de 1980, las elites de los países ricos han exagerado, tomando todas las ganancias para ellos mismos y cubriéndose los oídos cuando alguien más habla, y ahora están viendo con horror como los votantes se rebelan “.

Para aquellos que trataron de alejarse de la cámara de eco de la élite auto-afirmativa, vehementemente pro-Clinton de 2016, las señales de advertencia que Brexit anunciaba a los gritos no eran difíciles de ver. Dos breves pasajes de una entrevista a Slate que di en julio resumen los graves peligros: que las elites de líderes de opinión estaban tan encerrados, tan incestuosos, tan alejados de las personas que decidirán esta elección – tan despreciativos de ellos – que no sólo eran incapaces de ver las tendencias hacia Trump, sino que inconscientemente estaban acelerando esas tendencias con su propio comportamiento condescendiente y auto glorificante.

Como la mayoría de los demás que vieron los datos de las encuestas y los modelos predictivos de los autoproclamados expertos en datos de los medios de comunicación, yo creía que Clinton iba a ganar, pero las razones por las que ella podría perder no eran difíciles de ver. Las luces de advertencia estuvieron parpadeando en neón durante mucho tiempo, pero estaban en lugares de mala muerte que las élites evitan cuidadosamente. Las pocas personas que iban a propósito a esos lugares y escucharon, como Chris Arnade, los vieron y los escucharon en voz alta y clara. El continuo fracaso en tomar en cuenta este intenso pero invisible resentimiento y sufrimiento garantiza que se fortalecerá. Este fue el último párrafo de mi artículo de julio sobre las fallas de Brexit:

En lugar de reconocer y abordar las fallas fundamentales en sí mismas, las [élites] están dedicando sus energías a demonizar a las víctimas de su corrupción, con el fin de deslegitimar esos agravios y así liberarse de la responsabilidad de abordarlos de manera significativa. Esa reacción sólo sirve para reforzar, si no para reivindicar, las percepciones animadoras de que estas instituciones de élite son irremediablemente interesadas, tóxicas y destructivas, y por lo tanto no pueden ser reformadas, sino más bien destruidas. Eso, a su vez, sólo asegura que habrá muchos más Brexits, y Trumps, en nuestro futuro colectivo.

Más allá del análisis de Brexit, hay tres puntos nuevos de los resultados de la noche anterior que quiero enfatizar, ya que son únicos en las elecciones de 2016 en Estados Unidos y, lo que es más importante, ilustran las patologías de élite que llevaron a todo esto:

1.   Los demócratas ya han empezado a tratar de culpar a cualquiera y a todos los que pueden encontrar, a todos menos a sí mismos, por la aplastante derrota de su partido.

Ya conocen la lista de sus chivos expiatorios: Rusia, WikiLeaks, James Comey, Jill Stein, Bernie Bros, los medios de comunicación (incluyendo, quizás especialmente, The Intercept) que pecaron al informar negativamente sobre Hillary Clinton. Cualquiera que piense que lo que pasó anoche en lugares como Ohio, Pensilvania, Iowa, Michigan puede atribuirse a cualquiera de esas razones se está ahogando en una ignorancia de auto-protección tan profunda que es imposible de expresar en palabras.

Cuando un partido político es demolido, la responsabilidad principal pertenece a una entidad: el partido que se aplastó. Es tarea del partido y del candidato, y de nadie más, persuadir a la ciudadanía para que los apoye y encuentre maneras de hacerlo. Anoche, los demócratas fracasaron rotundamente, y cualquier autopsia o comentario liberal o comentario pro-Clinton que no empiece y termine con su propio comportamiento es uno que es intrínsecamente inútil.

En pocas palabras, los demócratas eligieron a sabiendas nominar a una candidata profundamente impopular, extremadamente vulnerable y rodeada de escándalos, que -por muy buenas razones- fue ampliamente percibida como protectora y beneficiaria de todos los peores componentes de la corrupción de la elite status quo. Es sorprendente que aquellos de nosotros que intentamos frenéticamente advertir a los demócratas que proponer como candidata a Hillary Clinton era una apuesta enorme y aterradora – que toda la evidencia empírica mostró que podía perder con cualquiera y Bernie Sanders sería un candidato mucho más fuerte, especialmente en este clima – seamos ahora los que son culpados: por la misma gente que insistió en ignorar todos esos datos y la nominaron de todos modos.

Pero eso es sólo adjudicación de culpa básica y auto-preservación. Mucho más significativo es lo que esto muestra acerca de la mentalidad del Partido Demócrata. Piense en quién fue la nominada: alguien que, cuando no estaba cenando con monarcas saudíes y siendo festejada en Davos por tiranos que daban cheques de millones de dólares, pasó los últimos años dando vueltas por los bancos de Wall Street y grandes corporaciones con honorarios de 250.000 dólares por discursos secretos de 45 minutos, a pesar de que ya se había convertido en inimaginablemente rica con los avances de sus libros, mientras que su marido ya hizo decenas de millones jugando a los mismos juegos. Hacía todo eso sin la menor preocupación por cómo eso alimentaría todas las percepciones y resentimientos de ella y del Partido Demócrata como herramientas corrompidas, protegidas por el estatus, aristocráticas de los ricos y poderosos: exactamente el peor comportamiento posible para este post -2008-crisis económica-era de globalización y industrias destruidas.

No hace falta decir que Trump es un estafador sociopático obsesionado con el enriquecimiento personal: lo opuesto a un auténtico guerrero para los oprimidos. Eso es demasiado obvio para debatir. Pero, al igual que Obama lo hizo de manera tan poderosa en 2008, podría funcionar como un enemigo del sistema de DC y Wall Street que se ha apoderado de tanta gente, mientras que Hillary Clinton es su fiel guardiana, su consumada beneficiaria.

Trump prometió destruir el sistema que las elites aman (por buenas razones) y las masas odian (por igualmente buenas razones), mientras que Clinton se comprometió a administrarlo de manera más eficiente.

Esa, como documentó Matt Stoller en su artículo indispensable en el Atlántico hace tres semanas, es la elección connivencial que el Partido Demócrata hizo hace décadas: abandonar el populismo y convertirse en el partido de gerentes de poder de la elite tecnocráticamente capaces, ligeramente benévolos. Esas son las semillas cínicas y egoístas que sembraron, y ahora la cosecha ha brotado.

Por supuesto, existen diferencias fundamentales entre la versión de Obama de “cambio” y de Trump. Pero a un alto nivel de generalidad -que es donde estos mensajes son a menudo ingeridos-, ambos fueron percibidos como fuerzas externas en una misión para derribar estructuras de élite corruptas, mientras que Clinton fue percibida como dedicada a su fortificación. Esa es la elección hecha por los demócratas – en gran parte feliz con las autoridades del statu quo, creyendo en su bondad básica – y cualquier intento honesto por parte de los demócratas para encontrar el autor principal de la debacle de anoche comenzará con un gran espejo.

2. Que el racismo, la misoginia y la xenofobia son omnipresentes en todos los sectores de América es indiscutible, incluso desde una mirada casual a su historia, tanto distante y reciente.

 

Hay razones por las que todos los presidentes hasta 2008 fueron blancos y todos los 45 presidentes electos han sido hombres. No cabe duda de que esas patologías desempeñaron un papel importante en el resultado de la noche anterior. Pero ese hecho responde muy pocas preguntas y pide muchas críticas.

Para empezar, hay que enfrentar el hecho de que no sólo fue Barack Obama elegido dos veces, pero además está a punto de dejar el cargo como un presidente muy popular: ahora se lo ve más positivamente que Reagan . América no era menos racista y xenófoba en 2008 y 2012 de lo que es ahora. Incluso los demócratas incondicionales aficionados a casualmente calificar a sus oponentes como fanáticos, reconocen que se requiere un análisis mucho más complicado para entender los resultados de la noche anterior. Como el New York Times Nate Cohn lo puso : “Clinton sufrió sus mayores pérdidas en los lugares donde Obama fue más fuerte entre los votantes blancos. No es una historia sencilla de racismo. “Matt Yglesias reconoció que el índice de aprobación de Obama alta es incompatible con las representaciones de los EE.UU. como un país” embrutecido con el racismo “.

La gente suele hablar de “racismo / sexismo / xenofobia” versus “sufrimiento económico” como si fueran dicotomías totalmente distintas. Por supuesto, hay elementos sustanciales de ambos en la base de votación de Trump, pero las dos categorías están inextricablemente ligadas: Cuanto más sufrimiento económico sufre la gente, tanto más enojado y enojado, más fácil es dirigir su rabia hacia chivos expiatorios. El sufrimiento económico a menudo fomenta la fea intolerancia. Es cierto que muchos votantes de Trump son relativamente acomodada y muchos de los más pobres votaron por Clinton, pero, como Michael Moore advirtió muy proféticamente , aquellas partes del país que se han visto más devastadas por orgías de libre comercio y la globalización – Pensilvania, Ohio, Michigan, Iowa – se llenaron de rabia y “ven [a Trump] como una oportunidad de ser el cóctel Molotov humano que les gustaría lanzar al sistema para volarlo”. Estos son los lugares que fueron decisivos en la victoria de Trump. Como Tim Carney del Washington Examiner puso en twitter:

apertura2

Votantes rurales blancos de bajos ingresos en Pennsilvania votaron a Obama en 2008 y a Trump en 2016 y tu explicación es la supremacía blanca? Interesante.

Ha sido y sigue siendo, y sigue siendo, un desafío central para los americanos como librar a la sociedad de estas desigualdades estructurales. Sin embargo, una forma de asegurar que la dinámica de los chivos expiatorios aumente es continuar adoptando un sistema que excluye e ignora a una gran parte de la población. Hillary Clinton fue considerada, razonablemente, como una fiel devota, agente amada y beneficiaria primordial de ese sistema, y ​​por lo tanto no podría ser visto como un actor creíble en contra de el.

3. Durante los últimos seis decenios, y particularmente durante los últimos 15 años de la interminable guerra contra el terrorismo, ambos partidos políticos se han unido para construir un sistema de poder autoritario espantoso y sin precedentes, invasor y destructivo, acompañado por la autoridad desenfrenada ejercida por el poder ejecutivo para usarlo.

 

Como resultado, el presidente de los Estados Unidos comanda un vasto arsenal nuclear que puede destruir el planeta muchas veces; Los militares más mortales y más caros jamás desarrollados en la historia humana; las autoridades legales que le permiten procesar a numerosas guerras secretas, al mismo tiempo, encarcelar a personas sin el debido proceso , y hacer blanco a ciudadanos (incluidos los de Estados Unidos) para el asesinato  sin supervisión; Las agencias de aplicación de leyes nacionales construídas para aparecer y actuar como ejércitos permanentes y para-militarizados; Un estado penal extenso que permite la prisión mucho más fácilmente que la mayoría de los países occidentales; Y un sistema de vigilancia electrónica deliberadamente diseñado para ser omnipresente e ilimitado, incluso en suelo estadounidense.

Aquellos que han estado advirtiendo de los graves peligros que estos poderes plantean han sido a menudo desechados por el hecho de que los líderes que controlan este sistema son benévolos y bienintencionados. Por lo tanto, han recurrido a menudo a la táctica de instar a la gente a imaginar lo que podría suceder si un presidente que consideraban menos benévolo un día obtuviera el control del mismo. Ese día ha llegado. Se espera que esto al menos proporcione el ímpetu de unirse a través de líneas ideológicas y partidistas para finalmente imponer límites significativos a estas potencias que nunca deberían haber sido adquiridas en primer lugar. Ese compromiso debe comenzar ahora.

*******

Durante muchos años, los Estados Unidos -como el Reino Unido y otras naciones occidentales- se han embarcado en un curso que prácticamente garantiza un colapso de las elites de autoridad y la implosión interna. Desde la invasión de Irak hasta la crisis financiera de 2008, hasta el marco de las prisiones y las guerras sin fin, todos los beneficios sociales se han dirigido casi exclusivamente a las instituciones de élite más responsables del fracaso a expensas de todos los demás.

Era sólo cuestión de tiempo antes de que se produjera inestabilidad, retrocesos e interrupciones. Tanto Brexit como Trump indican inequívocamente su llegada. La única pregunta es si estos dos eventos cataclísmicos serán el pico de este proceso, o simplemente el comienzo. Y eso, a su vez, será determinado por si sus lecciones cruciales son aprendidas – verdaderamente internalizadas – o ignoradas en favor de las campañas de auto-exoneración para culpar a todos los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Más Néstor y Cristina:

 

Algunos textos o caricaturas hablan mucho más de sus verdaderos mentores de lo que imaginamos.
enero 31, 2017

No les va a alcanzar el globo de los 10 mil millones. Gobernar es algo más que inflarle globos a la sociedad y mentirle todo el tiempo.
diciembre 28, 2016

Eso fue lo que se hizo durante una década: Mostrar lo que no podía ser mostrado, juzgar lo que no podía ser juzgado, decir lo que estaba prohibido mencionar. Hacerlo tiene un costo. Nada es gratis…
diciembre 27, 2016

Columna de opinión de Roberto Caballero.
diciembre 26, 2016

Por un país con un futuro de igualdad de oportunidades. Por una Argentina de solidaridad y libertad, para todos y todas. Con el mismo compromiso y amor de siempre.
diciembre 24, 2016

Bajo identidades falsas y anónimas para agraviar a los científicos y los investigadores argentinos. Sólo falta que los manden a lavar los platos. Alguien debería entender que caminando para atrás no se llega a ningún lado.
diciembre 23, 2016
Sitio Oficial de Cristina Fernández de Kirchner

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) 2013

Sitio Desarrollado por: Dogo Creativo